Aniversarios tristes, recuerdos dulces

pc82 años ¿ya? 2 años, ¡ya! Al fin y al cabo, 2 años sin ti. El tiempo acaba siendo tan subjetivo como abstracto y relativo. Solo sé que hubo un tiempo en el que disfrutábamos contigo, de ti y ahora solo podemos recordarte. Y ya sabes que la resignación y yo no somos muy amigas. Toda la familia te recordamos en los buenos momentos y también en aquellos no tan buenos para que nos des ejemplo, para contactar con tu energía, para sentirte cerca a pesar de todo.

Tengo tantísimas cosas que contarte. Lo sé. Seguro que estás al día. Las novedades en el trabajo, la última explosión de risas, las clases de inglés, correr y leer, nuestro último viaje y el que está por venir … estoy convencida que no pierdes detalle de nuestro día a día. Aún así, añoro contártelo todo y que me regales una de tus miradas comprensivas, una de tus incondicionales caricietas, uno de tus Soletes, ya eternos. Se me hace difícil contarte el miedo que he tenido al volverle a ver las orejas al lobo. Maldito bicho.  Todavía tengo rabia y la necesidad de gritar. Pero prefiero explicarte cómo se ha ido y cómo nos ha unido. ¡Aprendimos tanto de tu valentía y tenacidad!

Me encantaría susurrarte al oído que este año va a ser importante para Javi y para mí. Sí, sí, pasó la prueba del “novio catalán” … tú y yo ya nos entendemos 🙂 Y aunque todavía escuece imaginarme cualquier celebración sin ti, me consuela saber que estarás, de alguna manera. Siempre lo estás.

Estoy triste. Me siento feliz. Te echo de menos. Me aferro a los dulces recuerdos y a la huella, imborrable, que dejaste en nosotros para siempre; entre tú y yo, para la eternidad.

Robados inspiradores

En retrata2 hemos cubierto algunos eventos, entre ellos bodas. Y, ¡por cierto! ha sido toda una experiencia de lo más positiva, normalmente porque acabamos conociendo a los novios de una forma más íntima, especial y cercana.

Estando en Playa Bávaro y justo después de una boda, robamos estas instantáneas que nos parecieron muy inspiradoras… así que novios…¡al agua!

robado

robado3

robado2

 

Gestión del tiempo fotográfico

Bajo este titular caben tantísimas cosas que no sé por donde empezar. Primero quiero advertir que cada día me levanto esperando que las 24 horas se multipliquen por 3 o 4 para que me dé tiempo a hacer todo lo que quisiera. Con el paso de las horas me doy cuenta de la caduca realidad y es entonces cuándo solo me queda gestionar bien el tiempo, especialmente el fotográfico.

Esta última temporada la familia de retrata2 ha ido creciendo en sentido figurado y literal, también las sesiones, la postproducción, las lluvias de ideas, las entregas, los pedidos… así que GRACIAS. Por lógica aplastante ello conlleva más trabajo y, por lo tanto, requiere más tiempo y cuándo éste escasea solo queda gestionarlo lo mejor posible.

Así que mejor tener de aliado al Sr. reloj y exprimir cada instante como si fuera el último.

tictac

SONY DSC

 

ret_MG_1776

No hay tiempo para más. Disfruten y nos vemos, con un nuevo artículo, el próximo lunes. Feliz semana retrata2

Naturalidad, una apuesta fotográfica segura

Hace ya mucho tiempo… hicimos una sesión de esas improvisadas que toman vida por si solas. No teníamos un objetivo único, si no varios. Por un lado, Janna se estrenaba como fotografiada en un estudio, su hermano y su madre ya tenían algo de experiencia y se notaba. Sin embargo, Janna con sus dos grandes ojos estuvo más que a la altura. Nos sorprendió con esa tranquilidad, esa mirada penetrante, ese saber estar, esa naturalidad. ¡Papis esta niña apunta maneras! Aunque, no nos extraña, porque tiene un “bon mestre”.

Aquí un pequeño surtido fotográfico.

 

 

Ritmo caribeño, ¡que no falte! – Parte II

Si la semana pasada nos centramos en fotos de playa y vegetación de Playa Bávaro, hoy vamos a salir del anonimato y rozar el postureo para publicar algunas fotillos más del que ha sido un viaje muy relajante y del que hemos aprendido muchísimo y no solo bachata.

 

pc8 pc9pc12 pc11

Y eso de espaldas… que de cara -a veces- ganamos (jeje).

pc13 pc15

 

En lo que sí que hemos ganado es en descanso, así que cuándo vuelva a asomarse el cansino estrés, el ruido o el frenético ir y venir de la ciudad, solo tendremos que pensar en: “si tu no estás, mi vida se me va (la-la-la)”